martes, 23 de febrero de 2010



... Vas y vienes,

como las chuchangas después de la lluvia...

1 comentario:

José María Pérez Collados dijo...

Precioso. Sobre todo porque imagino muchas cosas que podrían ser chuchangas